INICIO/LITERATURA/POESÍA

Lo que duran las palabras – Por Claude Revart

unnamed

Por un momento tus palabras perdieron sentido y se hicieron el sonido del agua que golpea las rocas en los márgenes del río.

Creo que se habían escapado mucho antes, mientras yo estaba huyendo a la certeza de mi silencio: reptaba dentro de la razón ¡y no quería perderte!

Buscándote estiraba la mano como una serpiente que escarba con los dedos que le salen como lenguas de la boca

No te preocupes demasiado.  Las palabras quedan pegadas en la pared, una hora, un día, un siglo…

lo que dura la vida de un gato que no pasa hambre y está bien alimentado, y es blanco y negro, un gato femenino, en lo posible.

(Escritura doméstica)

Entra Franz en escena y cambia la dirección de mis pasos.

Escucho la mano de ella agitarse sobria y desesperada dentro de los márgenes del papel.

Ella toma otra hoja, escucho su mano correr desbarrancada.   

Camino: Mis pasos son un bucle, un toc y un silencio;

y si camino ligero, entre el toc y el toc que le sigue, hay un pequeño silencio.

Algo raro pasó  en la escena:

¡y es que el gato ya no mueve la cola!

              ¡C’est fini!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s