TEATRO

“YA NADIE NOTA TU DOLOR” por GUADA AGUIRRE

Foto prensa 2 Ya nadie nota tu dolor Ph Barbara Sansile

Ya nadie nota tu dolor

Dirección de Andrés Binetti y Catalina Teuly

Por Guada Aguirre


Obra dedicada a profundizar sobre el dolor en la que cada personaje despliega su historia y sus interrogantes acerca de quienes son, lo que quieren esperan de la vida y de los otros. En alguna medida, me pude identificar con cada uno de los personajes.

Una chica que se siente gorda a la que no invitan a ningún lado, busca llenar su vacío ingiriendo comida y como ella cree que se acepta como es, siente lástima por aquel que no logra esta aceptación. Sin embargo, se deja entrever la duda: ¿ella se acepta así como verdaderamente es o en realidad, es eso lo que intenta demostrar?


Una bailarina de cumbia que consigue bailar en el lugar que siempre deseó hacerlo y logra ser aclamada por el público, pero cada vez se exige más. Nadie advierte que comienza a sufrir un problema físico y no puede seguir realizando sus sueños.


Un pibe que ve porno, sólo se dedica a eso, el actor frustrado quiere vivir en una película.

 

La bailarina de prostíbulo que quiere ser maestra jardinera y se imagina vivir otra vida.

 

El patovica que sólo trabaja para eso y deja una vida detrás.

Foto prensa 3 Ya nadie nota tu dolor Ph Laura Gattinoni


Y el último personaje, el chico que vive su vida a través de una red social. Vive para mostrarse pero no se sabe qué siente y cuál es su verdad. Las personas que lo siguen,  sólo lo hacen porque gustan de sus tristes publicaciones.


Esta obra me conduce a una reflexión: solemos olvidamos de los lindos momentos y poder disfrutar. A veces nos encerramos en el dolor, otras veces nos escapamos o nos aguantamos llorar, por momentos, actuamos. Y el cuerpo va más allá, más rápido de lo que debe y se desvirtúa el mensaje.


Uno de los momentos más importantes de la obra, es el de intimidad, pero me pregunto si se trata de la intimidad o de la intimidación. ¿Mirar al otro o mirarse a uno mismo?  Miedo de reflejarse en los ojos del otro o más bien, de mirarse, aceptarse y sentir.


Me interrogo acerca de mi sentimiento cada vez que me encuentro conmigo, y me respondo: siento amor por mí y cada día siento menos miedo. El miedo lo generamos nosotros y tenemos el mismo poder para enfrentarlo, y mitigarlo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s