ARTE/INICIO/TEATRO

PADRE PEDRO – Dirección: Matías Gómez – Por Ana Bogado

000188122

AUTOR: José Serralunga.

¿Cuántas serán las veces que nos hemos puesto a pensar lo mucho que cambió la sociedad a través de los años? Si lo hemos hecho, ¿qué tanto somos conscientes de esos cambios? ¿Qué cosas evolucionaron para mejor y qué es lo que no se ha modificado y deberíamos cambiar?
Muchos, por suerte, hoy somos conscientes de lo mucho que hemos avanzado en cuanto a igualdad en lo que a derechos humanos respecta, especialmente si hablamos de la igualdad de género. Los acontecimientos de los últimos veinte años que en otras épocas hubiese sido una visto como una locura, son hechos: marchas contra la violencia de género y la brecha salarial entre hombres y mujeres; hombres que cumplen la función de amos de casa (rol que antaño asociamos únicamente con las mujeres); niños jugando con juguetes rosa y/o pequeños y coloridos ponis; niñas jugando con coches y figuras de superhéroes…
Definitivamente, cosas que de pequeños hubiéramos visto raras, que, quizás, muchos de
nuestra generación todavía ven raras y que, seguramente, mucha gente (sobre todo de generaciones anteriores) no sólo se sorprende, sino también lo ve mal. Esto último es, a lo mejor, impensable para muchos de nosotros.
No nos entra en la cabeza qué hay de malo en estos cambios, pero pensemos de nuevo… No es tan difícil entender por qué a la gente le cuesta aceptar los cambios. Díganme, ¿qué tanto naturalizamos, los más jóvenes, a la tierna edad, entre cinco y diez años, el estereotipo de mamá cocinando y limpiando mientras papá trabajaba en la oficina o miraba fútbol en sus ratos libres?
Parecía que cada uno tenía sus roles bien definidos, limitados, ¿no es cierto? ¿Quién tuvo la culpa? ¿Los medios? ¿La Iglesia? ¿La sociedad? ¿Todos los anteriores? Si prestamos atención a nuestro alrededor, veremos que el pasado y el presente libran una batalla constante entre sí. Lo vemos con frecuencia en los noticieros, muchas veces en las calles y, lamentablemente, otras tantas en el hogar. ¿Cómo puede ser que la opinión social esté tan dividida todavía? ¿Acaso no nos alcanzó la historia? No, no nos alcanzó, pero porque no hay historia si hay ignorancia. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?
Mucho.

000188124
Ahora, lo que voy a pedir probablemente hiera la sensibilidad de algunas personas, pero quiero que se tenga presente, en todo momento, que este es un análisis y cómo todo análisis se remite a la subjetividad. Pueden estar de acuerdo o no.
Por favor, traten de ser honestos: ¿Qué relación encuentran entre la religión y todo lo dicho anteriormente?
Bueno, de eso se trata “Padre Pedro” de Matías Gómez. Una obra fantástica, que lo toma a uno por sorpresa después de los primeros diez minutos de función.
A continuación, una breve reseña:
“Dante y su esposa, Ángeles, son devotos seguidores de la Iglesia Católica.
Van a misa todos los domingos y se confiesan ante cualquier contradicción Ella, una típica y básica ama de casa. Él, un típico hombre machista y violento, pero a la vez muy básico y trabajador.
¿Qué pasará con ellos cuando en sus vidas se presente el santo Padre Pedro? ¿Un culto e
ilustre sacerdote de ‘piel blanca y ojos azules’?”
Padre Pedro, nos demuestra, a través de sus acciones y sus palabras, las contradicciones
de la religión y la realidad que se halla oculto bajo el manto de la espiritualidad, y nos deja bien en claro, a través de una emotiva y shockeante confesión del protagonista, que más allá de toda autoridad eclesiástica, no hay más que un hombre. Un ser humano.
Es interesante ver cómo la obra toca y trata temas tan controversiales como la violencia de género, el machismo, la ignorancia, la marginalidad y la hipocresía de la Iglesia Católica en tan sólo 50 minutos. Es sorprendente, además, el contraste logrado entre sus dos personajes principales, Pedro (Jorge Fernández Román) y Dante (Ricardo Torre).
Uno letrado, el otro ignorante; uno pacífico, el otro violento; uno acomodado, el otro
marginal.

41403574_706944846306850_1564735170949414912_n
Una obra excelentemente trabajada en su puesta en escena, destacadas actuaciones y
fascinante trama.
Es muy fuerte lo que nos deja pensando…
Pensar que el pasado todavía es presente no muy lejos de donde estamos y que hay
lugares donde directamente no pasa el tiempo.
Es muy importante reflexionar, sobre todo en tiempos como los actuales donde es normal ver, en la sociedad argentina, chicos y chicas con pañuelos verdes, naranjas y violetas amarrados a sus mochilas, diciéndole a la sociedad y a las generaciones anteriores que es el turno de los jóvenes y que no hay que temer al cambio.
La religión y la Iglesia como institución siempre jugó un papel importante en la sociedad, y fue ella, en gran medida, la que dio forma a nuestros valores. Merece respeto y
comprensión, pero hay que verla objetivamente y no dejar que se interponga en la
racionalidad, porque la racionalidad es progreso y la irracionalidad es ignorancia.
Piensen en lo siguiente: es llamativo el hecho de que los sacerdotes sean hombres cultos y los fieles muchas veces no.
Cuando piensen en una religión, quiero que hagan un paralelismo con la visión que
tenemos de nuestros padres cuando crecemos: primero son la autoridad y la voz de la
razón, luego son seres humanos con virtudes y defectos, a nuestra misma altura.
Mucho da en qué pensar Padre Pedro respecto a como trabaja las instituciones religiosas
en el Inconsciente.
Obra súper recomendada, aunque recomiendo discreción para los más sensibles, pues sus escenas son muy fuertes y tienen alto impacto psicológico y emocional.

Espero con entusiasmo que las salas se llenen en sus últimas dos funciones y que haya un reestreno de aquí a poco tiempo.

 

Ficha técnico artística

Dramaturgia:
José Ignacio Serralunga
Actúan:
Jorge Fernández RománRicardo Torre
Vestuario:
Patricia Ramírez Barahona
Escenografía:
Javier Parada
Iluminación:
Ricardo Sica
Música original:
Lukas Bustamante
Diseño gráfico:
Verónica MartorelliValentina Marvaldi
Asistencia de dirección:
Antonella Estrañy
Prensa:
Kazeta Prensa
Producción ejecutiva:
Mariana Zarnicki
Dirección:
Matías Gómez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s