ARTE/INICIO/SOCIEDAD Y CULTURA

Carta a mi profesora de historia: Laura Tejero – Por Agustin Berengo

“Hace unos días cumplí 21 años como profesora de Historia, me recibí en el Instituto Sáenz de Lomas de Zamora y en marzo de 1998 empecé a trabajar en la escuela 43 de Glew, pasé por varios establecimientos públicos y privados de Almirante Brown hasta que en 2006 concentre mis horas en la media 7 de l barrio Parque Roma de Glew, pasé por toda clase de situaciones aunque no graves como les tocó a varios colegas, desde una chica de 12 años que me mostró su pancita incipiente allá por 1999 y que ese bebé después fue también mi alumno hasta la muerte de varios chicos por diferentes circunstancias incluido suicidio, lo afronte como pude y tuve que contener a los chicos a lágrima limpia, el profesorado no te prepara para ciertas situaciones. Soy el tema de conversación de varias mesas familiares porque todo el barrio está emparentado y a veces he metido la pata en cuestiones de familia. El padre, el tío, el primo, la cuñada, la hermanastra y demás. Cuando llegan las nuevas camada con un miedo terrible, temblando y desde la ventana los ex alumnos se ríen cómplices “Uyyyyy ahí está la Tejero, agarráte ” y después los volvés a tener en 4′ y luego en 6′ para escribirte algo que te deja sin palabras y te da fuerza para seguir 20 años más tratando de enseñar algo de lo que pasó para entender qué está pasando, digo tratar de transmitir la Historia a los jóvenes”.

Laura Tejero, docente del sur del conourbano

Carta a su profesora de Historia, Laura Tejero – por Agustín Berengo Alumno de Escuela Nro. 7 de Glew:

Pocas personas pueden como usted. Y muy pocas ejercen como usted, que llueva, truene, o caigan ya sabemos que de punta, va al colegio igual y da clases igualmente.
Pocos profesores me contagiaron las ganas de saber mas, y las ganas de seguir estudiando, como usted, que se le nota la pasion por lo que hace cuando nos cuenta la historia y geografia de todos los puntos de vista, la mayoria de las clases me quede embobado al escucharla, a imaginarme todo como si lo estuviera viviendo. No se notó mucho porque soy un vago jajajaja, pero la verdad, no tengo quejas hacia usted. ¡¡¡Muchas Gracias!!!

Agustín pidió que sea Laura quien le entregue el diploma, pero lamentablemente, no se lo pudo entregar porque tuvo que salir a ver a su abuela que la habían internado. Creemos que Laura le entregó una marca indeleble a Agustín, algo que simboliza más que un diploma y es su amor por la docencia, y el amor por sus alumnos. Esta carta llega a nosotros porque Laura Tejero es una fans de Rafael Spregelburd y ahora de EL INCONSCIENTE que supo captar en ella un verdadero ejemplo para nuestra educación argentina y para todos los docentes del mundo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.