ARTE/INICIO/TEATRO

LA PERSONA DEPRIMIDA – Libro: David Foster Wallace – Actuación: María Onetto – Dirección: Daniel Veronese – Por Dra. Raquel Tesone

Estoy tentada de volver a escribir los nombres de la actriz y del director de ésta obra de teatro, poner un punto y dejar en blanco el resto de la nota. ¡Sería más que suficiente! María Onetto y Daniel Veronese: todo dicho. Otra de las extraordinarias obras de teatro que realizaron juntos  (Los Corderos, Sonata de Otoño…)  que conlleva un sello de garantía de calidad teatral. 

Con esta obra, LA PERSONA DEPRIMIDA y Foster Wallace, su autor, quedan ennoblecidos con la actuación de María Onetto, quien está en el escenario absolutamente despojada de todo artilugio escénico, vestida de negro y  sólo cuenta por toda escenografía con una silla y un escritorio blanco. Y por supuesto, su cuerpo, su alma y la mano mágica de Veronese. Onetto hace carnadura en cada una de las palabras punzantes, potentes y de una inmensa hondura psicológica del libro de David Foster Wallace. Daniel Veronese adaptó este libro que, tal como me comentó a la salida de la función, no se trata de un texto para teatro, y él logró más que un monólogo, una clase de psicología (con una protagonista que nunca se sabe si está involucrada o habla de ella pero en tercera persona), y que interpela a los espectadores en todo momento, sobre todo en el impactante final donde reina una excelsa teatralidad que deja a los espectadores en un silencio total. En ese reportaje luego del reestreno, estábamos ambos muy emocionados, y le formulé una pregunta retórica: ¿por qué elegiste a María Onetto para este papel? Y Veronese respondió lo que deseaba escuchar de boca del director: “María es la única que puede hacerlo, no creo que haya otra actriz que lo pueda interpretar”. Y coincido plenamente con esta afirmación certera. María se merece este reconocimiento, ya que además de actriz es psicóloga, lo que se refleja en la profundidad de sus composiciones  (por algo estudio psicología, seguramente en estas elecciones, está la marca del deseo de explorar el Inconsciente, en este caso, de la persona deprimida).

Es una obra que nos perturba en tanto nos interroga en nuestro fuero interno con una puesta en cuestionamiento donde nos sentimos inevitablemente implicados, o bien, del lado de quienes falsamente aparentan una “vida activa y vibrante” (por miedo al dolor y fundamentada en la búsqueda del placer y en la exigencia de mostrarse “felices” en las redes y en los medios, o sea en el espacio público, mientras que en la esfera privada el vacío los liquida) o para quienes – y más en medio de esta pandemia-, detectamos síntomas individuales de un sufrimiento que se privatiza, siendo más bien un sufrimiento social que la persona deprimida expone logrando erizar las fibras más sensibles de nuestro ser. 

Freud trabajó arduamente sobre la melancolía y no sobre la depresión que sería más bien un efecto del malestar en la cultura actual. Hoy, tal como lo anticipó el genial Aldous Huxley, hay una imposición de la felicidad (disfrazada de placer y libertad) que tiene como condición la huida del dolor en una especie de inmersión a “una dictadura sin lágrimas”. El supuesto rescate del vacío existencial consecuente al neoliberalismo, se produce a fuerza del excesivo consumo de antidepresivos, ansiolíticos, información, adicción a la pornografía así como a la supuesta libertad sexual, a los aparatos tecnológicos, que no son más que dispositivos de evasión y de control social que exacerban el narcisismo apuntando al aislamiento social. ¿Cómo poder tolerar el casi deber de estar siempre “arriba y productivo” evitando cualquier indicio de tristeza? Foster Wallace nos dice cómo la psiquiatría está en connivencia con este sistema y nos narra de manera impecable los síntomas de la melancolía y de la depresión de aquellos que no pueden lograr esta adaptación al sistema, o mejor dicho, que no soportan la lógica del vacío y del sinsentido. El dolor de los duelos, la “hemorragia libidinal” eliminando todo deseo, toma la libido del sujeto por objeto -de allí la autorrefencia discursiva-, el duelo por la decadencia de la sacralizada institución familiar, el desidealización de las figuras parentales fracturadas en riñas de poder, el padecimiento de traumas infantiles que genera un intenso sufrimiento y una infinita tristeza, más el bullying de aquellos que están adaptados “feliz-mente a este mundo feliz y espectacular”, se convierte en una angustia indecible. “La persona deprimida sufría una terrible e incesante angustia emocional, y la imposibilidad de compartir o manifestar esa angustia era en sí misma un componente de su angustia”. Aquí el autor nos marca la importancia de la puesta en palabras para que la angustia encuentre un canal y no se cristalice en un síntoma, pero en un mundo individualista, no existe un interlocutor válido. Y ésta es una de las nefastas consecuencias del capitalismo arrasadora para el psiquismo.

En la escena infantil donde la persona deprimida está involucrada en el divorcio de los padres y padece “la furia envenenadapor tener pagar un tratamiento para ella y se pelean por quien lo tiene que pagar, se pone en evidencia el imperio del Dios dinero por sobre el daño que causa a su hija sentirse una carga para ambos. Padres que alienados en la cuestión del poder, no llegan siquiera a percibir el impacto emocional que opera en su hija. Así lo dice Foster Wallace: “obtener pequeñas victorias mezquinas sobre el otro cónyuge era más importante para sus padres que su salud… constituyendo así una forma de negligencia y abandono paterno y materno”. 

Estos conflictos infantiles dejaron huellas indelebles que la persona deprimida lleva a su psiquiatra, y a través de este relato de Foster Wallace, se cuestiona a la psiquiatría en sus métodos de abordar este padecimiento. “Su psiquiatra denominaba: Sistema de Apoyo de la Persona Deprimida SAPDE” (es muy cómico como pronuncia Onetto estas siglas con tono doctoral) al grupo de amigas que le brindaban un apoyo telefónico y le recomendaba que se conecte con ellas como una prescripción. lo cual es derivar la transferencia con el terapeuta hacia un grupo que por cierto, no era un grupo terapéutico. Si bien, siempre hablar con buenas personas que nos quieren de verdad puede resultar un bálsamo para el alma, en este caso, para la persona deprimida era volver a sentirse un fardo para el otro. “Disculpáme si te estoy resultando aburrida, o autocompasiva, o repelente, o si te estoy distrayendo de tu vida activa, vibrante, libre de angustia, ubicada a larga distancia…”. Así experimenta a su grupo de amigas: felices, y ella al compararse (la cantidad de “me gusta” o de seguidores en las redes, incita a la comparación), ella se sentía la peor. Por otro lado, la persona deprimida es absolutamente consciente que repite el mismo discurso donde los traumas de la infancia se actualizan y que esa catarsis con sus amigas, la alivia momentáneamente sin frenar su angustia. “No puedo seguir culpando por mi constante e indescriptible angustia adulta al cinismo con que mis padres me utilizaban mientras cada uno de ellos fingía hipócritamente que se preocupaba por mí, más que el otro; estoy cansada de tener que hablar del “juego de las culpas”, de evocar interminables recriminaciones y reproches que los dos intercambiaban a propósito de mí, conmigo en el medio, usando los sentimientos y las necesidades de una niña, como si fueran munición. Como si mis sentimientos y necesidades legítimas, fueran un campo de batalla, un teatro de conflictos para que cada uno de mis padres desplieguen en contra de su rival, una batalla plena de ese odio que se tenían mutuamente, en el que ambos invertían más interés y pasión y disponibilidad emocional, que amor mostrado hacia mí, de niña.” La persona deprimida sabe que por más que su grupo la apoye, la escuche una y otra vez, esos seres que se esfuerzan en parecer “vibrantes y activos”, están carente de recursos para ayudarla y aunque tenga buena voluntad, es muy difícil para un grupo de amigas enfrentar la impotencia de la persona deprimida sin sentir impotencia. En una sociedad donde se teme a la tristeza y al dolor, la persona deprimida se siente una carga tediosa para el otro, al terminar de hablar y colgar el teléfono,  “se sentía todavía más aislada, inepta y despreciable que antes de llamar.” 

La fuerte crítica a la psiquiatría y a algunos psiquiatras que aún sostienen que los psicofármacos curan y no que son paliativos (y sólo necesarios para acompañar y alivianar un proceso terapéutico doloroso), y sobre todo, a los profesionales de la salud que en aras de la neutralidad, no se implican, es muy perspicaz y de una gran agudeza.  Cuando dice que la psiquiatra consideraba este Sistema de Apoyo (SAPDE) como el “mejor remedio” para su depresión y que pertenecía a una escuela de psicoterapia que “rechazaba la relación de transferencia como recurso terapéutico”, no está hablando de una posición abstinente que nos permita pensar, sino de un rechazo a involucrarse como parte del proceso. Aunque la persona deprimida valore todo el esfuerzo de la psiquiatra por ayudarla con sus palabras “compasivas, pletóricas de sabiduría y apertura”, el tratamiento está en connivencia con la privatización del sufrimiento.

La persona deprimida y Freud nos enseñan que tomar la transferencia como herramienta y el análisis de lo Inconsciente (lo que distingue al psicoanálisis de cualquier otro tipo de psicoterapia), es indispensable para que un tratamiento pueda llegar a buen puerto. En este punto me voy a centrar para dialogar con David Foster Wallace que hace un gran aporte al psicoanálisis con su obra y lo ubica como una teoría, una técnica, -y yo diría el arte de una experiencia singular- en tanto es un descubrimiento revolucionario que patea en permanencia el tablero de lo instituido.  Justamente, lo que es notable es que los progresos de la persona deprimida durante el tratamiento se dan en cuatro momentos claves y en base a la transferencia (lo que rechazaba la psiquiatra). 

El primer momento crucial ocurrre cuando pudo decirle a su psiquiatra que le molestaba, no que mire el reloj, sino que disimulara en mirarlo “como si a ella, es decir a la persona deprimida, se la pudiera engañar mirando un reloj a escondidas.” Poder abrir en el espacio analítico la posibilidad de una palabra plena y libre, decir aquello que no pudo ser jamás escuchado, y corroborar que el analista y el espacio es un contenedor de la rabia (que obviamente no pasa por mirar el reloj sino por sentirse engañada y tomada por tonta), es un gran paso para salir de la depresión. El trabajo de reparación de ese pasado donde la furia de sus padres fue tragada sin lugar a poder expresar la propia, como si ella no existiera, se da en el campo transferencial, en vivo y en directo, cuando su furia es escuchada por su terapeuta.

El segundo gran paso lo da cuando siente celos por verla abrazar a la paciente que le seguía y descarga toda su cólera contra esa paciente en los oídos de su psiquiatra: “comemierda patética, despreciable, llorona, obsesionada consigo misma, de caderas anchas, boca de vaca, le dijo, de dientes repulsivos que esperaba tristemente ahí afuera leyendo una revista vieja, ajada, como ella, le dijo, como esa vaca, para luego poder entrar dando tumbos y aferrarse patéticamente a la psiquiatra durante una hora, desesperada, necesitada de que una persona mostrara algún interés personal por ella”. Aprender a escucharse, es posible si hay una escucha en transferencia. 

El tercer momento importante del tratamiento, fue cuando pudo transferir a su psiquiatra el lugar de mierda en que la ponían sus padres con respecto a los gastos que debían compartir para su manutención. En la instancia donde puede hablar de los honorarios de la psiquiatra, ella se da cuenta que está identificada con los planteos sus padres en estas “cuestiones de principios” donde lo que importa no es el otro como tal ni el vínculo.  La depresión es un efecto del capitalismo en tanto mercantiliza las relaciones humanas, provocando un enorme sufrimiento en la cosificación de los vínculos y esto no se puede, ni se debería patologizar. La denigración del dolor del otro, la idea de que tiene que estar “todo bien”,  hace que las personas oculten su malestar y se sientan excluidos de los grupos donde se milita el optimismo a ultranza, y donde se da prueba de esa militancia, burlándose de otros:  “cuando veía grupos de gente riéndose tenía la impresión de que se estaban burlando de ella, que la estaban degradando sin que ella misma lo supiera”

El vacío emocional que genera que todo en la vida se entronice alrededor del orden económico, está representado al hablar del mediador que interviene en el divorcio de sus padres y al que le pagan “cincuenta dólares por hora más gastos por colocarse en el medio y jugar el papel de intermediario y de absorbente de la mierda de ambas partes mientras que ella (es decir, la persona deprimida, de niña) se había visto obligada a llevar a cabo esencialmente los mismos servicios coprófagos cada día, gratis, a cambio de nada”. 

El cuarto momento fundamental en que la persona deprimida logra un progreso, es cuando la psiquiatra le toma la mano y le sugiere que se exponga a la mirada de los otros sin más temor de ser juzgada. Tomarle la mano es metafóricamente aceptar que está deseando “darle una mano” y su sugerencia, es una invitación a que deje de avergonzarse de sí misma, y que la mirada del otro no sea para ella una mirada que la califique ni la determine de por vida, sino de un otro que la pueda arropar con su mirada (ella busca la amiga más afectuosa para preguntarle cómo la ve a ella).

La persona deprimida pone el acento más que en los aspectos profesionales en la relación humana del particular vínculo terapéutico que es único porque es irrepetible, distinto con cada uno de los consultantes. Y dice algo que todos los profesionales de la salud deberíamos tener en cuenta, y es que relación profesional no es incompatible con “un cariño verdadero”.  Y finalmente es esa relación de amor, (todo amor es amor de transferencia), lo que más aprecia de su tratamiento con su psiquiatra, señalando que en “sus tres sesiones semanales podía hablar con total honestidad y franqueza acerca de sus sentimientos sin temor a que alguien se enojara con ella, la juzgara, se burlara de ella, la rechazara, la avergonzara o la abandonara.”  ¿Y qué pasa del lado de la psiquiatra en esos tres años de tratamiento? Hay una respuesta en la obra a esta pregunta, y habrá que ir a verla para seguir pensando.

Foster Wallace y esta pieza teatral nos da una idea de cuán importante son los vínculos sanos para sostenernos (sobre todo en época de pandemia) así cómo aprender a detectar aquellas relaciones que nos pueden intoxicar, y pese a que el autor no logró salir de su estado de melancolía y depresión, nos deja un legado para sentir que sí vale la pena vivir y hacer un trabajo interior, no sólo por uno mismo, sino para llegar a hacer entre todos una verdadera transformación social. En esto tenemos una gran responsabilidad los profesionales de la salud mental, asumir este rol en el que estamos convocados por el sufrimiento humano sin patologizar su arista social. En este sentido, esta obra reivindica al psicoanálisis y a su creador Sigmund Freud, en tanto, nos ha dado la herramienta fundamental para basar nuestra ética en la transferencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .