INICIO/TEATRO

NO LA VAMOS A EMOBOCAR NUNCA – Escrita y dirigida por Pablo Viollaz – Por Leo March

Quiero comenzar mi nota compartiendo con quienes lean el profundo contento que siento bullir en mí por volver a encontrar mis letras enmarcadas en el marco de la Revista El Inconsciente. Un jardín virtual donde se siembran y florecen textos coloridos y perfumados que siempre tuvo un cantero con tierra blanda y fértil para mí creatividad, esperando sereno y nutricio el despertar del jardinero que duerme en mí.

El pasado viernes (20 de Abril), asistí al Teatro El Tinglado a ver la obra titulada “No la vamos a embocar nunca”, escrita y dirigida por Pablo Viollaz y protagonizada por Gabriel Lenn, Miguel Ferrería y Fabio Herrera.

La fecha tuvo un carácter especial ya que uno de los actores (Miguel Ferrería) no pudo asistir a la función, por haber tenido contacto estrecho con alguien que recibió resultado positivo en un test de Covid, ocupando su lugar en escena el propio director y dramaturgo de la obra. Tal suerte no fue revelada hasta el final de la función generando una sorpresa, ya que en ningún momento se pudo notar que había un suplente en escena. La labor actoral de Pablo Viollaz fue natural y fluida como la de todos los actores que participaron, los tres vivieron la identidad de sus personajes al punto que fácilmente se podría pensar que son así siempre, con acento del interior, malhablados y mal llevados.

Desde el principio, la obra tiene un clima y ambiente rural que se define en la escenografía, la presencia de los personajes y los sonidos ambientales de un nocturno campo con chicharras, grillos y demás.

El desarrollo de la obra es fluido y dinámico, las voces de los personajes suenan en una sincronicidad rítmica y melódica que resulta muy agradable. Los cuerpos de los actores habitan movimientos y gestualidades que pertenecen únicamente a sus personajes con una naturalidad que logra transportarnos a esa estación de servicio en el interior, donde el texto atestigua la temporalidad de un día crucial en la vida de estos personajes agrestes. Transitamos momentos de altura cómica y de profundidad dramática para conocer la historia del pueblo y los personajes.

“No la vamos a embocar nunca” es una experiencia teatral reconfortante y satisfactoria que me dejó, por esa noche, algo de ese mundo del interior del país, que tan bien traen a la sala del Tinglado los viernes a las 22, como la sensación de llegar a capital de un viajecito al pueblo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .