ARTE/INICIO/TEATRO

LO QUIERO YA – Dirección: Marcelo Caballero – por Lic. Rosana Sanin

Lo quiero ya… título nada inocente. Lo quiero ya caracteriza el estado actual de nuestro mundo: hiperconectado, hiper consumista, hiper individualista, y cualquier otro hiper que encuentres encaja de manera perfecta.  En este mundo hipermoderno -término acuñado originalmente por Gil Lipovetsky-, convive con múltiples paradojas: la rapidez contra la falta de tiempo, el desempleo contra el  workaholic, el  sujeto se auto explota, vivimos la paradoja de estar cerca a pesar de la distancia, saturación de información transformada en una sobreinformación  con muy poca profundidad. Conectividad múltiple contra personas que están totalmente fuera de ellas. 

Importa la mirada del otro, lo importante es mostrarse, ser mirados, ser exitoso, rechazo del  fracaso. Correr, correr y no parar. Falta la capacidad de decir no. En este musical, se dedica un tema exclusivamente a tratar la necesidad de poder usar la declaración del no, un no que puede salvar vidas, un no necesario para dignificarse en el día a día.

A través  de las talentosas interpretaciones del elenco se aprecia el desarrollo de un día en la ciudad, sus historias, fantasías, y sus ganas de hacer.  Todos y  todas están “las 24 hs conectadxs”, con un asistente personal  por medio de una aplicación que llevan en sus celulares.  Este asistente es el que los aconseja para que “logren sus objetivos”, propuestas fast food acordes a la necesidad de “lo quiero ya”.  Músicos en escena acompañan minuto a minuto las interpretaciones. 

La  dirección de Marcelo Caballero fue galardonada por los Premios Hugo como así también lo fue la obra  por representar al mejor musical off.Cabe destacar que también recibieron  el premio Nacional a la producción Artística en teatro musical.

Hay un gran trabajo en equipo el cual se percibe desde el minuto cero hasta el fin. 

Dinámico, de calidad, excelentes interpretaciones en las que se deja plasmado las características de esta era.

“El mundo es para el hombre un enorme objeto para satisfacer sus apetitos: una botella grande, una manzana grande, una teta grande … el hombre a llegado a ser el gran lactante”, así lo metaforizó Erick Fromm.

¡Por  todo lo anterior  y por más «Lo quiero ya»!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.