ARTE/INICIO/TEATRO

TITO, LA PEOR TRAGEDIA DE WILLIAM SHAKESPEARE de Marcos Arano Forteza / Gabriel Gaves – Por Leo March


Los lunes a las 20 hs el Teatro El Picadero abre su telón como una ventana a tiempos de la Reina Isabel de Inglaterra. Tiempos en que una nueva escuela de teatro surgía frente a la crisis económica que dejaría sin financiación a lxs artistas de su época. A este estilo de teatro se lo llamó Isabelino. Caracterizado por recursos creativos que sirvieran para crear el mundo del escenario sin dinero para producir escenografías o financiar actores. Así cada artista interpretaba más de un personaje, transformándose frente al público, cada elemento de la escenografía podía representar diferentes objetos, según la forma en que los personajes se relacionan con ellos y muchos otros recursos con que la creatividad artística brotó en miles de nuevas direcciones como un arbusto podado ante la crisis.

TITO, LA PEOR TRAGEDIA DE WILLIAM SHAKESPEARE dirigida magistralmente por Marcos Arano Forteza (Coautor del libro junto a Gabriel Graves) e interpretada con pasión, técnica y compromiso por Santiago Cejas, Dario Chiocconi, Juan Pablo Galimberti, Vanesa Gonzalez, Manuel Lorenzo, Magalí Meliá, Federico Tombetti y Abian Vainstein. Es una versión de Tito Andriónico de William Shakespeare, el máximo representante de la tendencia Isabelina en su cepa más pura. Una tragedia sobre Roma llena de horrores, de muerte y de bajeza humana que la compañía de teatro La Idea Fija salpica de comedia y de modernidad al traer a través del tiempo esta tragedia y exhibirla en tablas de hoy.

La danza de recursos isabelinos en el escenario es poética realmente. Desde el trabajo con las luces, hasta los elementos del decorado y el desfile de personajes por los cuerpos de los intérpretes todo en la obra nos canta una canción sobre esta escuela. Las temáticas de la obra se abordan entre risas que son calladas de súbito por la brutalidad de los contenidos y de las reflexiones a que llaman algunos sucesos para volver a traernos a la risa luego y darnos descansos al alma en ese humor que brota entre las grietas de los horrores narrados.

La música en vivo y sonidos incidentales son un constante y sutil despliegue de las habilidades del intérprete Leo Costa que dispara sonidos, toca instrumentos y hasta canta por momentos y siempre exquisitamente.

Una hermosa experiencia de aproximación a Shakespeare y el teatro isabelino. Esta versión moderna es un manifiesto y un foco de difusión de los cristales del teatro clásico. Se puede respirar la cultura teatral, la vocación teatral que habita en cada miembro de esta compañía.

El Picadero abre la oportunidad de viajar en el tiempo y el espacio en la comodidad de una butaca con un grupo de artistas por motor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.