ARTE/TEATRO

El crédito por la Dra. Raquel Tesone

Dramaturgia: Jordi Galcerán | Dirección: Daniel Veronese

Lo más interesante de El crédito es comprobar, una vez más, cómo la amalgama de un texto simple ‒como pre texto para profundizar sobre los lazos sociales y el poder‒ y de la interpretación de dos eximios actores (Marrale y Suárez) es una fórmula infalible para que el público goce de una obra de alto nivel sumamente divertida. Los diálogos de esta comedia son tan ricos y desopilantes que logran sacar carcajadas del público cada pocos segundos.

El pretexto es la denegación del pedido de un préstamo de un hombre necesitado, en una situación desesperada, por parte del director de un Banco, debido a que carece de garantías. Este es el punto de partida, luego los roles se invierten y aquel que se creía con poder, termina siendo víctima del que parecía estar en condiciones de vulnerabilidad.

En un a posteriori al salir de la sala, podemos apreciar que no solo se trata de una comedia divertidísima, es, al mismo tiempo, una pieza teatral cáustica que parodia algunos efectos del capitalismo salvaje. Hay diversos ángulos de análisis en esta historia. Primero, está el goce que procura reírnos de la desgracia ajena ‒ya lo señaló Freud, ese regocijo humano al asistir a un velorio y saber que el muerto es otro y no uno‒. Segundo, el hecho de que el poder es una red que se inserta por todas las fisuras del sistema, por lo cual, no sólo hay amos y esclavos en relación de interdependencia sino que, como ha profundizado en esta temática Michel Foucault, sólo hay que apropiarse del poder para que este circule en el entramado social. Y por último, el tema de cómoel capitalismo matiza nuestras subjetividades al punto de insertarse en nuestros vínculos y mercantilizar nuestras relaciones humanas, como bien analiza Lyotard.

La crisis de este sistema que hace agua por todos lados nos está interpelando como seres humanos. El valor del dinero, como símbolo del poder hegemónico de corporaciones y entidades bancarias, puede llegar a vaciar de significado el mayor tesoro que tenemos: nuestras relaciones con los otros. Es esto algo sobre lo que nos alerta El crédito en tono de comedia; esta sería una de las más grandes tragedias, producto de un sistema en decadencia que deja traslucir la estupidez humana. Entonces, gracias a obras como esta, podemos tomar consciencia de nuestras miserias, riéndonos de ellas para poder modificarlas.

Gracias Jorge Marrale y gracias Jorge Suárez, por contribuir a mostrarnos lo peor de nosotros mismos con tanto talento y con tanto amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s