ARTE/CINE/INICIO

LA OTRA PIEL Dirección: Inés de Oliveira Cézar

IMG-20180426-WA0000

Por Dra. Raquel Tesone

La otra piel fue presentada en el BAFICI y tiene el mérito de tener composiciones psicológicas de los personajes muy profundas y consistentes. Se destaca María Figueras por su fuerza escénica, encarnando a Abril, con una actuación que trasunta por la intensa emocionalidad de una mujer que siente la ausencia en su relación de pareja, y nos envuelve del enigma femenino frente a las diferentes formas de confrontarse con esa situación que la sumerge en una inmensa angustia. Abril hace tatuajes y los hace como si fuera una psicóloga que recibe a un paciente. Hay una escena maravillosa que condensa los signos principales de la película donde una clienta le pide hacer un tatuaje en su pecho para tapar una cicatriz, y ella le propone una flor (como tiene Abril tatuado en sus senos) o que piense si quiere escribir alguna frase. Esta metáfora es la cuestión fundamental que impacta sobre la protagonista: ¿tapo mi herida para que “parezca” como si fuera otra piel o me enfrento a mi soledad y me “reescribo” para construirme otra piel? Este interrogante me remite a Susana Sontag quien pensaba que amar “es como entregarse a ser desollado y saber que en cualquier momento la otra persona podría irse llevándose tu piel”. Esta es la sensación a la que nos transporta la excelsa actriz María Figueras.

unnamed

La película nos muestra de forma descarnada el sufrimiento de Abril, con primeros planos donde se explota las dotes actorales de la protagonista que despliega todo un abanico de emociones de quien atraviesa por sentimientos confusos, contradictorios y encontrados. Es una actuación que nos hace transitar el recorrido de vida de una mujer que llega a tocar fondo dentro de esa situación de crisis de pareja. Abril decide hacer un viaje que parece responder a una huida pero en realidad, representa otro viaje, una búsqueda interior donde no podrá hallar ninguna respuesta fuera de ella misma, y por momentos, llegará a sentir que se re-descubrió pero en otras situaciones, se parece sentirse totalmente perdida, eso sí, nada permanecerá en ella igual al punto de partida.

IMG-20180426-WA0001

Paralelamente, su pareja, protagonizado por Rafael Spregelburd, en una de sus interpretaciones con grandes matices  que van desde la frialdad hasta el llanto contenido en el personaje de Octavio, director de teatro quien está ensayando “La Terquedad” (obra de Rafael Spregelburd escrita, actuada y dirigida por él en el teatro Cervantes), y quien atraviesa su crisis en medio de los ensayos de su obra. Se escucha la voz de Rafael en off con los textos de “La Terquedad” que se insertan dentro de la película en la medida que transcurren algunas escenas y que, dentro del contexto de ésta historia de pareja, adquieren otro significado.

La-Otra-Piel-01

Parecería que Octavio todo lo que sabe hacer es transformar en arte y puesta en palabras aquello que no tiene palabras: ser  abandonado sin un adiós. La otra piel de Octavio se constituye en tanto él puede poner su centro en su obra de teatro hasta el estreno y en esa modalidad artística de elaborar un conflicto para sanar su profundo dolor. Al mismo tiempo, esa voz con esos textos, parece ser la voz que acompaña a Abril a lo largo de su viaje, y ser una puesta en boca de sus pensamientos y reflexiones. Esto nos habla de un libro tan inteligente y atemporal como es “La terquedad” que, fuera de la obra de teatro e inscripto en el sub-texto de la película, contiene una deriva polisémica rica en diversas interpretaciones. A su vez, es el toque de humor de la película, ya que esa mezcla de ficcionalidad y realidad de los ensayos con los actores de esta descomunal obra y los entretelones que, son solo ficción ya que Octavio es un personaje y no es Rafael Spregelburd dirigiendo, desata carcajadas en los espectadores. El recitado de los textos de Spregelburd y el manejo de cámara (detrás de un vidrio y ventanas, planos fijos…),  es otro de los aciertos de esta película que dirige Inés de Oliveira Cézar con un acento puesto en el mundo femenino, y un elenco que acompaña a estos dos grandes actores,  Spregelburd y Figueras que hacen una dupla muy potente, donde descolló además, el magnífico actor Pablo Seijo.

La otra piel nos muestra en su máximo esplendor aquello que señala Lacan: la verdad tiene estructura de ficción y que siempre hay otra escena detrás de la escena.

werger

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s