CUENTO/INICIO/LITERATURA

LA VIDA ENTRELÍNEAS – Por Fernando Matzkin

Hijo de madre costurera y padre canillita, me forme a los tumbos.

Las escuelas y sus barrios se cambiaban como camisas.

Preferí a mis amigos sobre mis compañeros, más pelota que escuadra.

Y como si nada: fumé mi primer pucho, me peiné con gomina y debuté.

A mí me temblaban las piernitas, 

pero el abrazo, la caricia y el beso de esa puta maravillosa marcó mi hombría.

Ya macho conocí la rebeldía, el vicio y el amor. 

El tiempo paso. se llevó el amor, la rebeldía y los viejos.

Un pucho, una raya y un whisky sostienen mi memoria y motiva mi inspiración.

En el fondo oigo unos acordes que me recuerdan 

 aquello que escuchaba en ese patio enorme cuando mi vieja fregaba la ropa…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.